Cómo adaptarse al cambio de horario

cambio horario

La madrugada del 28 al 29 de octubre tendremos que cambiar la hora de nuestros relojes, de manera que a las tres de la madrugada volverán a ser las dos. De esta manera pasaremos al horario de invierno, cambio que se realiza para poder aprovechar mejor las horas de sol y reducir así el consumo energético y que en España se lleva a cabo desde 1.974, como consecuencia de la crisis del petróleo.

Esta modificación en el horario suele ser más fácil en otoño que en primavera ya que supone una hora más de sueño. Los efectos suelen ser mínimos siendo los más afectados aquellos que tienen rutinas y ritmos más marcados, es decir los niños y las personas mayores.

La introducción del horario de invierno tiene efectos en nuestro ritmo biológico, aunque estos suelen ser mínimos. Es de lo más normal que durante tres o cuatro días te sientas más cansado de lo normal y te cueste más concentrarte.

Aún así puedes seguir unos sencillos consejos para adaptarte mejor al nuevo horario de invierno:

  • Adapta la hora de las comidas al nuevo horario
  • Realiza un poco de ejercicio suave
  • Evita hacer la siesta hasta que no te hayas adaptado por completo al nuevo horario, así te será más fácil habituarte. Y si no puedes evitarla, intenta que no dure más de media hora
  • Adapta poco a poca la hora de acostarte, quince minutos cada día, y no duermas menos de seis horas
  • Mantente siempre hidratado
  • Evita las bebidas que tengan efecto en el sueño, como las que contienen cafeína, y también los medicamentos
  • No tomes cenas demasiado pesadas

Estos cambios en los horarios no está bien visto para todo el mundo, son muchos los que consideran que no tiene el impacto que se dice. Según el IDAE (Instituto para la diversificación y ahorro de la energía) el cambio horario conlleva un ahorro de unos 300 millones de euros, de los cuales 90 corresponden a la economía doméstica, es decir un ahorro de 6 euros por hogar. Parece que el ahorro doméstico es poco ya que la luz que no consumimos a primera hora del día la consumimos cuando llegamos a casa por la tarde.

Así que, ¿es realmente necesario el cambio de horario?